viernes, 18 de mayo de 2018

Todo eso que nos une de Ana Campoy


Todo eso que nos une

Ana Campoy


Colección Narrativa Juvenil

ISBN 978-84- 698-3640-8

140 x 210 mm, 240 páginas

12 €, (+ 14 años) 2018.





Por José R. Cortés Criado.

Ana Campoy afronta en esta novela las relaciones personales y la empatía entre personas. Anne Rottenmeier es una joven berlinesa que se desplaza a Frankfurt para poder prepararse con un prestigioso músico para acceder a una plaza de violonchelista en un conservatorio muy importante.

Desde su llegada a su nuevo destino todo son problemas, se le va agotando sus reservas económicas y no encuentra una casa que le guste. Una por sus condiciones, otras por sus propietarios y termina aceptando un trabajo como cuidadora de una niña de familia rica.

La convivencia en esta familia no es modélica. Viven en la casa un padre y una hija. Él pasa la mayor parte del tiempo fuera de casa, es un arquitecto prestigioso. Clara, su hija, tiene problemas con los riñones, está en la lista de espera de donantes y mientras vive sujeta a una máquina que le filtra la sangre diariamente.

La casa la lleva una señora. Anne solo debe atender a Clara, estar pendiente de ella y hacerle la vida más agradable, más tarde llega otra niña a casa.

Clara es una chica muy madura, muy inteligente, amante de la música, pero no se atreve a enfrentarse a su padre que quiere que se convierta en una excelente arquitecta.
A este grupo se ha de añadir la novia del padre, de origen español, y la sobrina de esta, huérfana, que ha vivido con su abuelo hasta que la tía se la trajo a Alemania por ser su tutora legal.

A los problemas de Anne se unen sus vaivenes en los estudios musicales, sus nuevas amistades, que la marcarán mucho, como Chicocafé, un camarero suizo con el que intima; o Budista un casero, que no la acogió en su casa, pero a pesar de ello suele darle buenos consejos.

A lo largo de las páginas todos los personajes evolucionan, Adelaida, la niña española y la más pequeña demuestra ser muy despierta; Clara tiene una madurez que nadie sospecha; el padre vive en su mundo y se cree el más importante de todos; su novia tampoco termina de encajar en su vida, y el abuelo valenciano de Adelaida es otro personaje clave a pesar de su corto papel.

Anne es un poco cabezota y se deja guiar por las señales que percibe, para ella su mundo está regido por señales y, la verdad que sus intuiciones y los consejos de su amigo budista le ayudan en su vida.

Su relación con Clara comienza bien, pasa un bache,-Anne la anima a comer guacamole sin saber que ella es alérgica al aguacate y termina en un hospital-, y termina de la mejor manera posible.

Nadie puede sospechar el desenlace de la trama y cómo estas dos mujeres pueden terminar más unidas que nunca, gracias  a la generosidad sin límites de Anne. La amistad es un motor mágico para tomar decisiones en nuestra vida.

Bonita historia, casi increíble por el solidario final, pero hay que tener en cuenta que en la vida hay más personas buenas de lo que imaginamos y puede que en la próxima esquina tropecemos con alguien que lo sea.

Y si tienes sueños, no te rindas y pelea por alcanzarlos puesto que no hay límites a la fuerza de la razón y del corazón.




No hay comentarios:

Publicar un comentario