sábado, 9 de diciembre de 2017

Leer contra la nada de Antonio Basanta

Leer contra la nada

Texto: Antonio Basanta


Colección Biblioteca de Ensayo

ISBN 978-84-17151-40-9 

105 x 150 mm, 196 páginas

12,95 €, 2017.



Por José R. Cortés Criado.


¡Qué pena que se me acabó el libro! He tardado más de la habitual en la lectura de este ensayo de Antonio Basanta por el placer de alargar su lectura y reflexionar sobre lo vertido en sus páginas.

Recomiendo su lectura sosegada para poder relacionar sus reflexiones con las nuestras y así poder obtener un mayor aprendizaje de esta lucha contra la nada.

El autor comienza con un íncipit para situar al lector ante su idea sobre el tema: “Nada encuentro en mi vida más decisivo que leer”, y a partir de aquí va desgajando sus pensamientos agrupados en apartados con los títulos siguientes: La pasión de leer, el ADN de la lectura, El cerebro lector, En el principio era el Verbo…, Cuentas que son cuentos, Del lagar a la nube, Regreso al futuro, La sociedad lectora, La rebelión del lector, Palabras en el margen y Libros de compañía. Bibliografía.

Sin saber que al final de libro recomendaba a los lectores escribir al margen de su libro, yo fui subrayando ideas, marcando palabras y escribiendo en un cuaderno lo que se me ocurría respecto a sus exposiciones; así que le hice caso sin saberlo y me alegro.
Cuando Basanta afirma que la primera biblioteca que conoció fue su madre, yo pensé que en mi caso fue mi padre y que es cierto el afirmar que la primera biblioteca es la casa familiar y sus historias.

Comparto con él muchas de sus estimaciones sobre el tema de la lectura, como que un libro ha de crear inquietud en el lector para provocar el aprendizaje, que tras su lectura somos un poco más sabio, que la lengua es decir, dialogar, conversar, exponer, que la literatura es leer, escuchar, escribir y que leer es sobre todo un acto de emancipación.

Sus pensamientos se mezclan con otros de Margarita Yourcenar, Saint-Exupéry, Blas de Otero, León Felipe, Félix de Azúa, Maryanne Wolf, Violeta Parra, Daniel Cassany, Agnès Desarthe y otros muchos eruditos que le facilitaron la comprensión de nuestra sociedad, nuestra mente y nuestra forma de aprender a leer y actualizar nuestro cerebro a los cambios evolutivos en el proceso de enseñanza aprendizaje desde que le hombre es hombre.

Y es que siempre nos “queda la palabra”, a pesar de que “las cosas no son como la vemos, sino como las recordamos” y que “no nacimos para leer” pero “inventamos la lectura” y es que “nadie ha podido pasar sin ser lector por este mundo” y sabemos que leer “es uno de los pocos actos soberanos que aún nos quedan”; por ello debemos dar gracias a la vida  que “me ha dado el sonido y el abecedario” y he podido aprender, sabiendo que “solo se aprende lo que se ama” y que todos hemos de asumir que “saber leer, poder leer, querer leer es el lema que ha de guiar nuestra labor” y que debemos leer “contra el pensamiento único, las verdades impuestas, el falso conocimiento, el academicismos elitista y pretencioso y contra el avance imparable de la nada, además de los otras muchas recomendaciones de Antonio Basanta para poder rebelarnos los lectores.

Es un pequeño libro físicamente pero muy grande en contenido. La sencillez de su formato contracta con la grandeza de sus apreciaciones. Cuanto más se relee más se aprende y habrá que volver a sus páginas de vez en cuando para refrescar unas ideas y afianzar otras. 

viernes, 8 de diciembre de 2017

Atlas de grandes curiosos de Alexandre Messager y L’ Atelier Cartographik

Atlas de grandes curiosos

Texto: Alexandre Messager

Ilustraciones: L’ Atelier 

Cartographik

Colección Atlas
300 x 300 mm, 48 páginas, 
Cartoné, (+ 8 años)
2017.

Por José R. Cortés Criado.

Este libro de gran tamaño es una fuente de datos muy interesante que gustará a toda persona curiosa interesada por conocer aspecto de nuestro planeta.

Está dividido en seis capítulos uno por cada continente: Europa, África, América, Asia, Oceanía y Antártida.

Cada capítulo presenta información general del continente con una ficha técnica de datos básicos como superficie, habitantes, lenguas, bandera, himno… y alguna información curiosa como saber cuánto ha aumentado el número de habitantes de un continente.

Le sigue un mapa y una hoja de acetato transparente con el nombre de los países, las capitales, ciudades importantes, accidentes geográficos, animales, construcciones emblemáticas…

También hay un apartado dedicado a curiosidades sobre instrumentos musicales y trajes tradicionales. Así el lector sabrá que el tama es un instrumento de percusión de Senegal y que la falda pañuelo es propia de Haití.

Además hay preguntas sobre gastronomía, fiestas populares, niveles de producción de frutas, verduras, leche, petróleo, coches, diamantes, oro…

Muchas infografías muestran temas de interés como saber qué países están más conectados a internet, cuál es la esperanza de vida en los distintos países de los continentes, dónde se invierte más en educación o qué países son más jóvenes.

En cada continente hay un test geográfico que sirve para recordar en cuáles se registró la mayor y menor temperatura histórica, las cimas más elevadas, las ciudades más pobladas o los ríos más largos.

Es una forma de descubrir el mundo donde vivimos y conocer anécdotas que nos entretendrán mientras aprendemos cosas nuevas de geografía, flora, fauna, gastronomía o que en Nueva Zelanda hay doce ovejas por cada persona.

Muy interesante este libro que te hace pasar un buen rato mientras amplias tus conocimientos; se lee con facilidad por sus forma esquemática de presentar los datos y resulta ameno por las coloristas imágenes que lo acompañan.

Al final del volumen se recoge en un glosario una serie de palabras que aumentarán el vocabulario de los lectores, y las dos últimas páginas recogen las banderas de todos los países del mundo agrupadas por continente.

Sin duda es un libro divulgativo que pretende educar y formar a los lectores jóvenes.


jueves, 7 de diciembre de 2017

Colores de Julia Donaldson e Axel Scheffler

Colores

Texto Julia Donaldson

Ilustraciones: Axel Scheffler

Traducción de Teresa Farran
Mis primeros libros de cartón
Colección Cuentos del Bosque de la Bellota
ISNB 978-84-261-4434-8
200 x 165 mm, 24 páginas
(+ 2 años) 2017.


Por José R. Cortés Criado.


La editorial Juventud nos trae un libro con páginas de cartón con las esquinas redondeadas para que los primeros lectores aprendan los colores con la ayuda de los personajes del libro Cuentos del bosque de la bellota, cuyos textos fueron escritos por Julia Donaldson e ilustrados por Axel Scheffler.

Así el Zorro, la Cerdita, la Coneja, el Oso, la Rana, la Ratoncita y demás amigos del Bosque de la Bellota intentan animar a leer a los más pequeños con su presencia y los textos rimados que tanto gustan oír a los prelectores.

Cuando se abre el libro, la página de la izquierda es de un color, cuyo nombre aparece sobreimpreso con letras grandes, y en la página de la derecha se ve una escena del libro con un pequeño texto a pie de página que incluye el nombre del color, por ejemplo: “De su vestido rosa la Ratoncita está orgullosa”.

Los colores destacados son: marrón, rosa, amarillo, rojo, lila, naranja, blanco, negro y azul, y pueden servirnos de modelos para que los pequeños lo busquen en la lámina contigua.

Buen acierto esta colección que acerca el vocabulario de colores, números y acciones cotidianas con la ayuda onomatopeyas, repeticiones y llamativos dibujos llenos de vida y color.

Si quieres conocer otros dos libros de estos autores pincha aquí.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Uno más de Olalla González

Uno más

Texto: Olalla González

Ilustraciones: Marc Taeger


ISBN: 978-84-8464-322-7

185 x 255 mm, 40 páginas

(+ 4 años) 2017.

Por José R. Cortés Criado.

Olalla González acerca a los pequeños lectores el tema de la familia y la llegada de un miembro nuevo, tema que siempre preocupa a grandes y pequeños porque ser destronado en el reino familiar es un tema peliagudo.

Los protagonistas de esta historia son una mamá coneja y su hijo, que se sorprende al ver a su mamá más gorda y deduce que va a tener un hermanito.

El pequeño tiene muchas ganas de conocer al nuevo miembro de la familia, la mamá le avisa que lo verá cuando ella no pueda verse los pies, y ante esta respuesta sale a preguntarle a sus vecinos cuándo será ese día.

Cada uno le responde con otra ambigüedad; el pájaro carpintero que nacerá cuando acabe la cuna que le está preparando; la ardilla, cuando finalice el muñeco que le está haciendo… Esta estructura repetitiva afianza el interés por tener un hermano y la hace atractiva a los pequeños lectores.

El pequeño no sale de su asombro y ya sueña con jugar a los piratas con su hermano, con deslizarse en una carretilla, crear muñecos de nieve o saltar la comba. Se siente hermano mayor.

La autora juega con la alegría del pequeño, la serenidad de la madre y la buena acogida de los vecinos al futuro bebé.

Marc Taeger marca la alegría del pequeño por medio de sus gestos y expresiones faciales; la actitud amigable de los vecinos mostrando su contribución al nacimiento.

Texto e imagen se complementan cuando el pequeño imagina hacer alguna actividad con su futuro hermano, ya que el texto dice: “¡Oooooh! Cuando seamos uno más, podremos…”, y  el dibujante refleja en una doble página a un solo color lo que desea hacer, contrastando con el colorido de las demás ilustraciones.

Las otras imágenes son sencillas acuarelas, con tonos suaves, líneas irregulares, trazos seguros, figuras perfiladas de negro sobre fondo blanco, y recogen pequeños detalles que complementan la presencia de los protagonistas, ya sea con florecillas, hierbas u hojas.
Al final vemos a la nueva familia, la gran sorpresa, como son conejos, hay una gran cantidad de hermanos y hermanas jugando entre la hierba.


Un bonito cuento que acerca el futuro nacimiento de un nuevo bebé a los pequeños lectores.

martes, 5 de diciembre de 2017

Dos instantes de Anabel Botella

Dos instantes

Texto: Anabel Botella


130 x 205 mm, 328 páginas

(+ 12 años) 2017.




Por José R. Cortés Criado.


Entre dos instantes puede ocurrir de todo, desde una vida entera hasta un beso, eso lo sabe Anabel Botella y por ello nos lo recordará varias veces a lo largo de la novela.

Un prime instante tiene lugar cuando al joven protagonistas le comunica su novia que lo va a dejar y para alejar sus penas sale a caminar con su perro por la noche; en su deambular ve un asesinato que no puede evitar, recibió varios golpes y quedó inconsciente; menos mal que pasaba gente, si no lo matan. 

En un instante le cambió la vida, pudo ser mortal, pero se salvó y conoció nuevas personas en el hospital que le abrieron otras esperanzas y deseos de vivir.

Cuando la vida está en juego, ya sea por accidente o enfermedad, la visión de la misma cambia de perspectiva y todos comienzan a valorarla de otra manera, distinguiendo entre lo realmente importante y lo superfluo.

La trama del desamor pronto se ve superada por la cotidianidad hospitalaria y el estado de salud de sus compañeros de planta; ante la enfermedad surgen nuevos deseos de vida y nuevas maneras de disfrutarla.

También el joven agredido debe recuperar su memoria, todos sus recuerdos acaban cuando ve la cara de su agresor pero no puede recordar quién fue y no es hasta muy avanzado el relato que le vuelven los recuerdos y el agresor a intentar acabar su agresión. 

El agresor es conocido del menor y miembro de una trama de abuso de menores que queda desarticulada.

El joven se recupera, algunos de sus nuevos amigos abandonan el hospital tras sus mejorías, inicia unas nuevas relaciones, especialmente con una chica de su edad que sufre enfermedades diferentes y raras, sin que los médicos sepan de qué se trata.

Este fenómeno extraño es más simple de lo que parece aunque increíble por la identidad de la persona que lo provoca; al final también se aclara por el bien de la chica y de su nueva pareja.

Entretenida novela que te atrapa desde sus primeras páginas y te lleva con mucha agilidad a diferentes escenarios que complementan el punto de partida y enriquece la novela.

En esta obra la escritora rinde homenaje a Águilas (MUrcia), pueblo de su niñez, situando parte de la trama en el instituto Rey Carlos III.



lunes, 4 de diciembre de 2017

Misterio en Navidad de Adolfo Serra y Ester García

Misterio en Navidad

Texto e ilustraciones: 

Adolfo Serra y Ester García


Colección Filipo y Leo

260 x 190 mm, 64 páginas
ISBN 9788414010716
(+ 5 años) 2017.


Por José R. Cortés Criado.

Amena historia navideña con el aire de los cuentos tradicionales que se han contado siempre sobre la celebración de estas fiestas familiares.

La historia es bien sencilla, una abuela erizo, Clo, va a visitar  a su nieto, Leo, como es normal lo halla durmiendo, pero la mujer, enérgica y animosa, decide comenzar a preparar la Navidad y nada mejor que decorar y guisar para el evento.

Como hizo muchas galletas salió a llevar unas pocas a Filipo, su amigo el lobo, porque es Navidad y hay que compartir la comida y la alegría con los demás.

Hasta aquí todo perfecto, pero la abuela no regresa, Filipo no la vio y comienzan ambos amigos su búsqueda. Menos mal que los demás animales del bosque le echan una mano y siguiendo pistas que la abuela dejó por el camino, que si una galleta, un guante y alguna cosa más llegaron hasta lo más profundo del bosque y allí se encontraron con una gran sorpresa. Fue una cena de Navidad como pocas, de esas que todos recordarán.

Esta amena historia se interrumpe cada cierto número de páginas para intercalar alguna actividad relacionada con la trama: elaborar una estrella de navidad y una bola de nieve para decorar la casa, leer la receta para la elaboración de las galletas según la fórmula secreta de la familia, crear copos de nieve de diferentes maneras, seguir el rastro de las pisadas de la abuela Clotilde sobre la nieve, jugar a la batalla en la nieve con dados y fichas sobre un tablero, crear un muñeco de nieve partiendo de un calcetín blanco, atravesar el laberinto de la Cueva de Mármol sin perderse en su recorrido y participar en la carrera final para poder encontrar a la abuela desaparecida.

Entre lectura y juegos se puede echar una buena tarde de invierno en el salón de casa; si además hacemos las galletas, tendremos asegurada la merienda. Curioso libro que hará pasar unas horas amenas a más de uno.

Las dos penúltimas páginas recogen una escena de la cena de Navidad misteriosa, ya que han desaparecido ocho elementos que el lector debe localizar en la imagen.

Al final se resuelve el misterio y se muestran las soluciones a las actividades de seguir el rastro, salir de la gruta y encontrar los elementos perdidos.

El texto viene ilustrado con buenas imágenes de animales en su bosque nevado que atrapan al lector tanto por sus expresiones como por la cantidad de elementos que lo acompañan, ya sea en la vivienda o al aire libre.

Las normas para cocinar o preparar un adorno navideño son sencillas y también se presentan con ilustraciones aclaratorias.

Para jugar sobre el tablero presentado en el libro, al final de este se encuentra en un sobre trasparentes un lote de cartas para el juego de memoria, figuras de los personajes principales troqueladas, un dado y las fichas correspondientes.


Filipo y Leo son dos personajes creados por Adolfo Serra y Ester García que han generado una colección de libros infantiles con muy buena acogida entre los pequeños lectores.

Si quieres conocer otro libro ilustrado por Adolfo Serra pincha aquí

Si quieres conocer tres libros ilustrados por Ester García pincha aquí.

domingo, 3 de diciembre de 2017

El secreto del abuelo de Carles Cano

El secreto del abuelo

Texto: Carles Cano

Ilustraciones: Federico Delicado


125 x 190 mm, 112 páginas

(+ 8 años) 2017.


Por José R. Cortés Criado.


Tiene una técnica para crear inspirada en el binomio fantástico de Geanni Rodari, aunque él utiliza tres elementos inconexos entre sí para inventar un relato, por ello siempre pedía a sus nietos que buscasen en un cajón, por ejemplo en el de los juguetes, tres elementos extraños que por alguna circunstancia acabaron en un lugar que no les corresponde.

El abuelo Nicolás tiene la facultad de contar historias a sus nietos mellizos. La nieta es la narradora de este libro, aunque el abuelo toma la voz narradora cuando inventa cualquier cosa.

Con esos tres objetos inventa una historia donde mezcla lo que ve y lo que sabe, recreando cuentos breves que embelesan a los niños, hasta que estos descubren, en parte, su estrategia creadora.

Muy ingenioso Carles Cano, que con su buen hacer, inventa sin parar y dándole un aire de relato oral, cautiva a los lectores que terminan atrapados por la temida pirata que acaba siendo una noble francesa, el militar japonés que desconocía que la Segunda Guerra Mundial había acabado, la maga que desea abandonar su vida en el circo aunque la añora tanto que vuelve al carromato, la moda de enganchar candados en los puentes por parte de las parejas enamoradas o los problemas del rey Calvo.

Paralelamente a las historias inventadas se narra la convivencia de nietos y abuelo, el reparto de papeles entre el abuelo consentidor o la abuela severa, y los buenos ratos que pasan juntos.

Lo que realmente sorprende a los niños es el secreto del abuelo, que asiste a un taller creativo y les enseña a los pequeños cómo crear una historia partiendo de objetos cotidianos que no tienen ninguna relación entre sí.

Bonita historia, tierna, entretenida, mágica que ayuda a desarrollar la creatividad y la fantasía entre los pequeños lectores.


El autor anima a los niños, desde la introducción, a pedir a sus abuelos que les cuenten cuentos, historias de su infancia o vivencias increíbles, porque seguro que las tienen y en abundancia, y que si no le cuentan cuentos, puede que le enseñen otras cosas interesantes como es amar la naturaleza, descubrir planetas o cuidar animales.

Las coloristas y divertidas ilustraciones son de Federico Delicado.

Con este libro Carles Cano ganó el Premio Lazarillo de Creación Literaria 2016.

Si quieres saber de otros libros de este autor pincha aquí.


jueves, 30 de noviembre de 2017

Corazón de cactus y más formas de querer de Anna Manso

Corazón de cactus

y más formas de querer

Texto: Anna Manso


Colección Gran Angular

248 páginas, rústica

ISBN 9788467597714
(+ 12 años) 2017.

Por José R. Cortés Criado.

¿Cuántas formas de amar existen? El que lo sepa que lo diga claro, porque en este libro vamos a conocer diferentes relaciones de pareja, diferentes manifestaciones del amor y diferentes maneras de entender la vida.

Lara, la joven protagonista de este libro, es una chica que estudia cuarto de ESO, comienza el curso con ganas de pelear; reivindica en su instituto el escaso número de wáteres existentes para las alumnas en el patio y quiere ser además DG o PD (Pincha Discos).

Sus amigos inseparables son Martina, Nuria y Rafa; constituyen un cuarteto interesante y variopinto al mismo tiempo. La primera se va a Londres, la segunda se echa un novio posesivo que la tiene acogotada, Rafa tiene su amor en secreto, es gótico, viste de negro riguroso y le gusta la güija, las apariciones fantasmales y el submundo del más allá.

Martina y Lara son el dúo de PD que se rompe por el traslado de los padres de la primera a Inglaterra, Lara quiere que Nuria sustituya a la primera, pero entre que ella no se ve en el escenario y que el novio…Lara se ve sola y como es peleona, sigue adelante.

A todo esto hay que añadir que cuando quiere recoger una entrada para asistir a una sesión musical se coloca en una fila equivocada, allí tropieza con Diego, que intenta arreglar unos papeles de inmigración. Para él eso ha sido cosa del destino, para ella mala suerte.

Esta relación pasan por diferentes momentos, él es amable, cariños, dulzón como buen colombiano; ella se muestra un poco arisca y mucho tipo cactus. Esta relación ocupará la mayor parte del relato. Tiene sus altibajos, buenos momentos, malos rollos y transcurre entre música, estudios, visitas familiares y comeduras de coco hasta llegar al final y ver cómo se desenvuelve la parejita.

A esta relación hay que añadir otras, como la de su amiga Nuria y su novio que la tiene un poco harta de más y no se atreve a tomar ninguna decisión que le afecte al chico; o la de sus padres; estos viven separados, el padre rehízo su vida con una chica más joven, ecologista, vegana y pacifista, lleva una vida muy tranquila en un pequeño pueblo; la madre anda preocupada por su soledad y pica de novio en novio a ver si termina encajando en alguna relación estable.

Diferentes parejas, diferentes maneras de enfrentarse a la cotidianidad y una búsqueda de la felicidad por parte de todos, tratadas con respeto y cariño por parte de la autora, que también toma su parte de protagonismo dirigiéndose al lector para avanzarle, aclararle o explicarle cualquier decisión que toma respecto a los personajes y al trascurso de la historia.

Así la voz narradora toma formar y manifiesta su personalidad dialogando con los electores sobre su papel en la novela y su importancia en la trama.

Bonita historia, bien llevada que hará pasar un buen rato a los lectores y los tendrá preocupado por los vaivenes de la relación de Lara y Diego y sus devaneos físicos y psíquicos página tras página.

Anna Manso reivindica el amor a lo grande, quiere que queramos a todos, a nuestra familia, a nuestros amigos, a los amigos de nuestros amigos…y a enamorarnos sin temores, rencores, malentendidos o prejuicios y, sobre todo, que nos queramos a nosotros mismos para poder querer a los demás.


Echando mano del humor y del optimismo nos adentra en el mundo amoroso de nuestra joven protagonista y su entorno de forma sencilla e interesante.


miércoles, 29 de noviembre de 2017

El gallimimus de Paloma Bordons

El gallimimus

Texto: Paloma Bordons

Ilustraciones: Eugenia Ábalos


Colección Premio Ciudad de Málaga
ISBN 978-84-698-3337-7
130 x 200 mm, 144 páginas
(+ 9 años) 2017.


Por José R. Cortés Criado.

Carlos es un niño de ciudad que pasa sus vacaciones en un pequeño pueblo a cargo de una señora llamada Hortensia, porque su mamá ha de guardar reposo absoluto durante su embarazo.

El niño se aburre en el pueblo lleno de hombres y mujeres mayores, para él todos son iguales, él no consigue distinguir a unos de otros, y se cansa de estar superprotegido por Hortensia, que no lo deja ni salir de casa, por eso a le menor oportunidad intenta descubrir nuevos horizontes.

Así conoce a una niña negra llamada Aila, primero la vio en el ciruelo de la casa donde vivía cogiendo frutos maduros; después junto a la poza del riachuelo que da nombre al lugar, su presencia le produjo extrañeza por ser muy distinta a él, luego se sorprendió de ver lo ágil y saltarina que era.

Carlos quisiera ser como ella y cruzar el río sobre el tronco caído, saltar la valla del huerto o subir a los árboles en un periquete pero no le gustaría vivir en el viejo autobús donde ella reside con su padre; además le llama la atención lo poco que sabe y que se cree todo lo que le cuenta, ya sea que los dinosaurios existen o que los duende están allí.

Aila es una niña muy despierta, habla nuestro idioma con dificultad, desconoce mucho vocabulario, pero su curiosidad le hace estar preguntando y no detenerse ante adversidad ninguna, ya sea física, verbal o social.

Poco a poco ambos profundizan en su amistad, aparece en escena el padre, inmigrante ilegal, el niño visita su hogar, Hortensia se desespera y llama a la Guardia Civil para ir a rescatar al niño de semejante compañía… pero Carlos se siente bien estando con aquel padre y aquella hija compartiendo lo poco que tienen para comer, son amables y acogedores.

Al final la historia tiene un final feliz para esta familia y Carlos se encuentra con una hermanita, aunque ahora no quiere irse del pueblo, a pesar de saber que volverá pronto. Lo que más le emociona es saber que su padre le ha dado permiso para tener una mascota en casa y en una caja lleva lo que en un futuro será su animal de compañía.

Bonita historia con final feliz donde se mezclan familias distintas, personas de aspecto diferente pero similar forma de pensar, intereses egoístas que pronto son desterrados, el cabo de la Guardia Civil, un avestruz llamado Gallimimus, una gallina llamada Maricarmen y un pueblo muy tranquilo, lleno de ancianos que ven un cambio en sus costumbres con la llegada de unos forasteros, que si bien despertaron recelos terminan por demostrar que son tan buenas personas como los habitantes de Alcamilla del Río.

Se trata de una historia de amor, amistad, solidaridad, convivencia que toca muchos valores emocionales para acercarnos a personas distintas en su aspecto pero que comparten muchas similitudes en su forma de entender la vida.

Buen libro de Paloma Bordons que obtuvo el VIII Premio de Literatura Infantil Ciudad de Málaga, 2017.

En el momento del fallo el jurado destacó de la obra la naturalidad con la que están construidos los personajes y los diálogos, el tratamiento de la inmigración desde un punto de vista honesto y nada maniqueo, y el sentido del humor que recorre toda la obra, además de los valores humanos y las emociones que se contienen en ella.

El libro está ilustrado con mimo y mucho colorido por Eugenia Ábalos





martes, 28 de noviembre de 2017

La ruta extraordinaria de Ratón Cartero de Marianne Dubuc

La ruta extraordinaria de Ratón 

Cartero

Autora: Marianne Dubuc

Traducción: Susana Tornero


Colección Álbumes Ilustrados
ISBN: 978-84-261-4454-6
248 x 308 mm, 32 páginas
(+ 3 años) 2017.



Por José R. Cortés Criado.

Marianne Dubuc ya nos sorprendió con un  primer volumen de esta colección titulado La ruta del Ratón Cartero, así descubrimos a tan peculiar personaje que no ceja en su empeño por hacer llegar la correspondencia a todos sus destinatarios sin importarle la distancia, el lugar donde deba ir o los peligros que pase.

En la segunda entrega, Las vacaciones del Ratón Cartero, volvió el protagonista a entregar sus cartas a pesar de estar de vacaciones, pues la obligación es mayor que la devoción, pero en esta ocasión fue acompañado por su familia.

En esta tercera entrega, La ruta extraordinaria del Ratón Cartero, nuestro cartero ha de ir a sitios extraños y muy lejanos, parece increíble lo que es capaz de hacer, pues ha de marchar en una nave espacial para poder posarse en el planeta XYZ y así entregar sus pedidos a los peludos Plops, los enormes Zwizz y a los blanditos Blpos.

Después llega al país de los caramelos para entregar el dentífrico al señor Jengibre, rodeado de ríos de chocolate, árboles piruletas y galletas andantes.

El tercer destino es Villa Mini; todos sus habitantes son muy pequeños, salvo el gigante que duerme plácidamente; a continuación los maxis, allí el Ratón es un minúsculos ser que apenas puede aguantar la carta que entrega al señor Grande.

Cuando llega al mundo de las sirenas se sumerge para entregar sus paquetes. Las sirenas leen, juegan, esperan a su príncipe en la orilla, se lanzan un pez globo o hacen esquí subacuático, y bucea hasta lo más oscuro del fondo marino para entregar las bananas al pequeño pulpo.

Pero aquí no acaba la aventura, pues ha de llegar al país de los monstruos, pues ha de darle un paquete de pinchos a la señora Grrrrr, otro pegajoso y pringoso al señor Arrrrrrh.
Las siguientes dos páginas muestran al personaje en el taller de su amigo R2ZX345 donde se crean, reparan y ponen a punto numerosos robots y cuando avanzamos en la lectura descubrimos una página sin pies ni cabeza, las palabras van en un sentido y los dibujos en el opuesto, nadie sabe dónde es arriba y dónde es abajo.

Por último llega a país de los unicornios, todo es tranquilidad, belleza, caballos alados con un cuerno, nubes, arcoíris… y de ahí hasta la casa del Ratón Cartero donde los lectores descubrirán la verdad de tan insólito reparto. 

Al ingenio de la autora hay que añadir la gracia de sus dibujos que muestran unos escenarios llenos de pequeños detalles que hacen las delicias de los lectores.

Lo primero que llama la atención son las finas y pequeñas hierbas que cubren los campos, la gran cantidad de hojas de los árboles y los pequeños personajes que juegan un papel secundario pero interesante como pueden ser las abejas o los gatos.

No les faltan detalles a los monstruos ya sean de uno, dos o tres ojos, tengan antenitas o múltiples patas calzadas con zapatos diferentes; o que sus personajes vivan en una tarta, naveguen junto a una catarata de chocolate líquido, sean de un tamaño muy pequeño, duerman en el interior de una florecilla, anden por el fondo del mar o pasen por la cinta transportadora del taller.

Si el lector se detiene en observar las dobles páginas podrá recrear nuevas historias a partir de lo que se ve por ejemplo en el taller de R2ZX345, en el cielo o en la tierra, porque hay tantos pequeños elementos llenos de gracia que no te gustará pasar la página.
Me divierten estos libros que me hacen pasar un buen rato observando sus ilustraciones y desarrollando mi imaginación.

Este simpático Ratón Cartero tiene mucha vitalidad y nos lleva a hacer su trabajo por lugares reales e imaginarios de forma agradable.

Si quieres conocer otros libros de Marianne Dubuc pincha aquí. 




lunes, 27 de noviembre de 2017

La pastelería de Ricardo Gómez y Tesa Gonzalez

La pastelería

Texto: Ricardo Gómez

Ilustraciones: Tesa Gonzalez


ISBN 110289

310 x 240 mm, 56 páginas

(+ 8 años) 2017.

Por José R. Cortés Criado.

A la genialidad de Ricardo Gómez se une la magia de Tesa González y resulta un álbum ilustrado dulce y sabroso como él solo.

La historia comienza cuando un afamado pastelero decide instalarse en una vivienda en estado ruinoso. Mientras la restaura y monta sus mostradores y aparadores los vecinos piensan en las maravillas que se cocinarán en sus fogones y lo bien que iban a saber las dulces delicias que saliesen de sus manos.

Pero el señor Kuchen pasaba los días sentados en la puerta de su casa y pensando, todos observaban, unos se acercaban más que otros y solo los niños se atrevieron a entrar en su casa y jugar a los pasteleros, ya sea batiendo claras, horneando pastelitos de crema, elaborando bayonesas de cabello de ángel o…

El pueblo empezó a inquietarse al no ver movimiento en la pastelería, el pastelero seguía absorto observando las nubes y pensando; los niños jugaban a sus anchas, pero un día los buenos ciudadanos se cansaron de tanta pasividad y además hubo un incendio en la pastelería.

El señor Kuchen decidió marcharse, no sin antes entregarles de forma secreta un regalo muy especial a los niños del pueblo. Era un presente único y como escribe el autor, más dulce, más sabroso y más delicioso que todos los pasteles que habían soñado.

Este final, un regalo que no tiene que ver anda con la profesión del señor Kuchen, sorprenderá a los lectores y les hará comprender que hay cosas maravillosas que gustan y son más duraderas que un simple pastelito que se devora en un segundo, ya sea bambitas de nata, pestiños de miel, palmeritas de chocolate, deliciosos hojaldres, crujientes mazapanes o barquillos de yema entre otras muchas delicatessen que cita Ricardo Gómez.

Cualquier lector puede leer el cuento sin necesidad de las imágenes y disfrutará de su contenido, pero es imposible no fijarse en las ilustraciones, que multiplican el valor de la historia y la engrandecen mucho.

Tesa González dibuja con la perspectiva que tienen los niños de las cosas antes de dominar el sentido del espacio, por eso se ven trazos indecisos en las paredes de los edificios, un aparador que parece contrahecho o unos objetos diseñados con un solo  trazo negro.

A todo ello hay que añadir unos personajes genialmente ataviados con trajes de antaño, sombreros de copa, miriñaques, pamelas, enormes ojos, pelos enmarañados…y llamativos colores.

Si llaman la atención los protagonistas, también lo hace la imagen de la calle Strasse de una belleza singular con sus edificios de tejas coloristas, su árbol florido y sus múltiples vecinos perfectamente equipados.

Genial es el carro y el caballo que traen al pueblo al pastelero, el árbol con todos los dulces imaginados, la ciudad nocturna, la imagen del pastelero escribiendo o las nubes que observa, todas serán una delicia para el lector.

A todo ello hay que añadir multitud de detalles que complementa los elementos principales del relato gráficos, ya sea la presencia de unos gatitos, los pájaros, las flores, los pastelitos o los mantelitos de encaje.

En resumen un buen álbum ilustrado cargado de magia y color que gusta desde la portada hasta la contraportada, y nos demuestra que las cosas importante son las que perduran.

Si quieres saber de otros ocho libros de Ricardo Gómez pincha aquí.

Si quieres saber de otro libro ilustrado por Tesa González pincha aquí.