jueves, 3 de mayo de 2018

El árbol de los sueños de Fernando Alonso

El árbol de los sueños

Texto: Fernando Alonso

Ilustración: Emilio Urberuaga


Colección Siete Leguas

ISBN 978-84-8464-372-2

150 x 235 mm, 128 páginas

(+ 7 años), 14€, 

2018.




Por José R. Cortés Criado.

Fernando Alonso escribe con suma maestría este maravilloso cuento lleno de lirismo y una sensibilidad especial hacia lo diferente, lo novedoso, lo humano, en suma hacia esa parte de los seres humanos que nos hace ser mejores personas.

No dejé de asombrarme con las siete máscaras que escribe un escritor llamo Huvez en defensa de un señor que escribía sobre los árboles. No puede consentir que ese colega suyo sea sancionado por ese motivo. Huvez es el narrador del libro.

Las seis primeras están dirigidas al abogado defensor del acusado y al juez de instrucción que lleva el caso. La última es la que aclara un malentendido surgido por la información publicada en un periódico que originó esta serie de cartas defensoras.

Capítulo a capítulo, o careta a careta, como lo titula su autor vamos a conocer historias diferentes que tiene como protagonista al árbol.

La primera es una tierna historia de amor de un árbol que queda fascinado por la presencia de una niña hermosa, hace todo lo posible e imposible por conquistarla, ya sea desarrollando una nueva hoja o un perfume agradable, pero ella no entiende el lenguaje del árbol y termina enamorándose de un chico de su edad. ¡Qué tristeza la del árbol no correspondido!

Otra historia tiene que ver con un semáforo de barrio que cree que con el tiempo progresará y lo llevarán al centro de la ciudad. Cuando controla su entorno, se siente parte de él, maneja sus flujos eléctricos a su capricho, lo de que verdad desea es ser un árbol y al final lo consigue aunque no me imaginaba que lo haría como nos lo cuenta Alonso.

La siguiente tiene que ver con un cerezo bonsái que se cree el rey de la creación porque es el árbol, preferido del dueño del invernadero; más querido que su propio hijo. Pero no todo es felicidad, el pobre conoce tiempos peores y la vida le cambia y sus pensamientos también; llega a sentirse engañado y piensa envenenar a todo el que se acerque aunque encuentra otra solución para librarse de su maldad y de la rigidez que le imponen los alambres, dando rienda suelta a su tamaño natural.


El árbol de los sueños es la última historia, es muy bella. El árbol surge de la semilla que el loro de un capitán de barco dejó caer en una esquina de un jardín y se pasa la vida soñando con volver allende los mares junto a otros árboles de su especie, todo lo que hace tiene ese objetivo, hasta que escucha una conversación que le hace repensar su vida.

Todas las historias tienen una idea común, se trata de alcanzar la felicidad y mejorar en la vida. Todos los árboles tienen sentimientos muy humanos, su buena voluntad y sus ganas de vivir intensamente los hacen ser mejores personas.

Huvez, el protagonista, ese escritor que es incapaz de romper el hechizo de la página en blanco, se arranca a escribir sin freno cuando encuentra un tema interesante, defender al hombre que escribía sobre los árboles.

Ahora le ha vuelto la imaginación y le afloran sentimientos íntimos de ternura, amor, emoción, envidia, soberbia, humildad… en dosis similares componiendo historias con altibajos emocionales pero todas con una gran carga afectiva.

Gracias, Fernando Alonso, por escribir unas historias tan tiernas.

El libro está ilustrado por Emilio Urberuaga con imágenes en blanco y negro y otras a todo color. Estas últimas muy llamativas y fieles reflejos de las intenciones del texto; y todas ellas con la marca de su estilo inconfundible. 

Hay láminas con una buena carga de magia como en la que se ve el dragón, el caballero y el unicornio una noche de luna llena, la de los acantilados o la del bonsai cuando deja de serlo.

Si quieres conocer Rumbo a Marte, otro libro de Fernando Alonso pincha sobre el título.

SI quieres conocer otros siete libros ilustrado por Emilio Urberuaga pincha aquí





No hay comentarios:

Publicar un comentario