miércoles, 28 de febrero de 2018

¡Me aburro! de Carmela Trujillo

¡Me aburro!

Texto: Carmela Trujillo

Ilustraciones: Marta Sevilla


Colección Caballo

200 x200 mm, 24 páginas

ISBN: 978-84-9101-349-5
(+ 5 años) 2018.




Por José R. Cortés Criado.

Contra el aburrimiento, imaginación. Este es el mensaje que nos trasmite la escritora cacereña, afincada en Sabadell, en su nuevo libro.

Su protagonista, un niño que quiere salir a la calle aunque llueva, que no quiere pintar, ni leer, ni montar un puzle, ni jugar con sus juguetes, ni nada de nada que no sea gritar que se aburre y se aburre.

Pero he ahí que cuando se queda quieto y sosegado la imaginación comienza a funcionarle y ya no quiere salir a la calle, el aburrimiento ya pasó, ahora ha aprendido a jugar él solo, sin la ayuda de los mayores ni de juguetes o pinturas.

Por fin ha descubierto un arma importante frente al aburrimiento y es feliz, ya sea observando una alfombra o galopando sobre un cojín transformado en caballo.

Carmela Trujillo ha sabido dotar de magia unos sencillos textos para los primeros lectores, intercalando diálogos en forma de cómic con sus bocadillos correspondientes, interjecciones, repeticiones y usando el tamaño de las letras para indicar el tono de las voces y el nivel de enfado del personaje.

También hace uso de las anáforas para recalcar las ideas cuando escribe: “Cae agua. / Moja los árboles. / Moja la acera. / Moja los paraguas. / Moja los coches.”, dando valor a la repetición para ahondar en el significado y buscando la sonoridad del lenguaje.

Al ingenioso texto se le unen unas magníficas ilustraciones de Marta Sevilla plenas de color y originalidad, ya sea con la imagen del padre y el hijo o de los demás elementos que los acompañan como un gato, unos coches, unas fotografías, unas plantas o un caballo, adoptando un estilo muy cercano a los niños.

Me ha llamado la atención la presencia en casi todas las páginas de un gato negro, ya sea formando parte de la escena o de un retrato colgado en la pared; quizás tenga algo que ver con otro libro de la escritora Y por eso no me gustan los gatos o solo sea un asunto de la ilustradora.

Sin duda una pequeño gran libro donde palabras y dibujos se unen para que los lectores primerizos disfruten de la lectura y entren en el mundo mágico de la literatura con alegría e imaginación.

Si quieres conocer otros tres libros de esta escritora pincha aquí.


martes, 27 de febrero de 2018

Ada Goth y la sinfonía siniestra de Chris Riddell


Ada Goth y la sinfonía siniestra
Texto e Ilustraciones: Chris Riddell
Colección Ada Goth
ISBN: 9788414010648
140 x 190 mm, 224 páginas
(+ 8 años) 2017.



Por José R. Cortés Criado.


La vida transcurre plácidamente en el Palacete  Nebroso, y más ahora que llegado el buen tiempo y las vacaciones de verano, así que Ada disfruta de mucho tiempo libre y comienza el relato paseando sobre su pequeño poni de ruedas Pequeño Pegaso, ella va sujeta al manillar y estira las piernas.

Entre paseo, charlas con su amiga y presentación de sus antepasados que se muestran en la galería de familiares pasan los días a la espera del acontecimiento tan especial que organiza secretamente Lord Goth, el festival Gothstock. Ningún sarao levanta tanta expectación como este.

Este año tendrá como estrella importante a las Ladies GAGGA, pero no menos lo son otros artistas como Joseph Que Haydn-Nuevo, Félix Metomentodo, Ludiid Van Bentodoloven o Franz Schuberitas.

Ada también ha de hacer frente a otros problemas como al desorden que reina en su vestido desde que la última doncella se fue del palacio, echar al pequeño fauno que toca la flauta pan y le gusta dormir en su ropero y, sobre todo, a su abuela, lady Burbujas Carole, y a sus invitadas a las que únicamente les interesa el padre de la chica, viudo de buen ver al que quieren cazar como marido.

Las señoras también tienen sus nombres algo especiales, Mademoiselle Bulle-Bulle, señorita Primavera Fontana, señorita Caldas, aunque la más interesante es la modista que trajo su abuela, Taylor Admirable Suite.

En fin, que ante estos pormenores Ada se reúne con los miembros del Club del desván, amigos la mar de curiosos dispuestos a poner orden y solucionar conflictos. 

Como en otras entregas de la serie, todo tiene un final feliz tras las múltiples peripecias que acontecen entre el Estanque de la Introspección, el Villorrio Rendo, el Jardín Secreto,  el Lago de la Carpa Tristísima y otros lugares con nombres al estilo.

El texto es ágil, fluido y lleno de pequeñas descripciones singulares de lugares y personajes que hacen sonreír al lector por lo que su significado indica, como el malvado personaje que desea reventar los actos, el Insidioso Maltravers.

Si originales son los nombres, más aún lo son los dibujos de personas, animales y cosas que con gran profusión ocupan las páginas. Igualmente son muy graciosas las notas al pie caprino que aclaran todo aquello que el narrador considera necesario.

En resumen, una entretenida novela de Chris Riddell donde la vida transcurre plácidamente con pequeños problemas que para la protagonista tienen niveles de grandes.

Si quieres leer sobre otros libros de Chris Rideell pincha aquí

domingo, 25 de febrero de 2018

Los robots no tienen prisa de Alberto Pieruz

Los robots no tienen prisa

Texto e ilustraciones: 

Alberto Pieruz

Editorial Algar

Colección Álbumes Ilustrados
ISBN: 9788491420675
240 x 240 mm, 40 páginas
Primeros lectores
15,95 €, 2017.

Por José R. Cortés Criado.

¿Debemos ser esclavos del tiempo o debemos vivir al margen de él?

Esta es la historia de un niño, Lucas, que quiere ser niño y no vivir encorsetado por el tiempo y la rigidez de ciertas normas sociales y familiares. Lucas odiaba los relojes y los horarios.

Sin embargo muchos mayores viven muy preocupados por el tiempo, como el señor Minutti, un chiflado de la puntualidad con muchísimos relojes, con una forma de ser que no gusta nada al niño.

Para él la vida es aburrida y todo le cambia cuando llega a la ciudad un enorme robot, Robogante, sin corazón y, por supuesto, sin prisas. Ambos lo pasan muy bien ideando travesuras que el señor Minutti no ve bien y acaba echándolos del hogar.

Niño y robot son felices en medio del monte, juegan, ríen, nadan, en suma, se divierten, al margen del tiempo y de las estrictas nomas familiares; mientras el señor Minutti y sus lacayos echan de menos a Lucas, su alegría y sus travesuras.

Al final el señor decide valorar el tiempo en su justa medida, el robot recupera su corazón en forma de reloj y todos don felices, porque el tiempo es vida y la vida reside en el corazón. 

Bonita historia donde se mezclan distintos puntos de vistas y similares ganas de vivir, aunque a algunos les resulte raro el comportamiento ajeno, hasta que en la ciudad aprendieron que no hace falta correr siempre ni estar pendiente del reloj.

Su lectura nos anima a vivir diariamente haciendo algo especial para ser felices, sin estar sometidos al tiempo y a las carreras.

El tema es muy interesante y las ilustraciones son graciosas, de gran belleza son las dobles páginas llenas de color y diversión. La singularidad de los ciudadanos ataviados con sus trajes de antaño tiene gracia y reflejan su forma de entender la vida.


El robot y el niño, sin duda son los personajes más vitales, se llevan la palma junto al sinfín de pequeños animales y demás detalles que completan cada escena.

Buen libro de Alberto Pieruz para los pequeños lectores que publica la editorial Algar.

sábado, 24 de febrero de 2018

Tomás el bromista de Jorge Rico Ródenas

Tomás el bromista

Texto: Jorge Rico Ródenas

Ilustraciones: Anna Laura 
Cantone

Editorial Kalandraka

Colección Libros para Soñar
ISBN 978-84-8464-370-8
220 x 220 mm, 40 páginas
(+ 4 años) 13 €, 2018.

Por José R. Cortés Criado.

Donde las dan las toman. Este puede ser el mensaje del libro o este otro: Quien ríe el último ríe mejor, y no es para menos.

Tomás es un niño muy juguetón, al que le gusta asustar a toda persona que acude a su casa, ya sea su tía, una amiga francesa, el profesor de inglés, su amigo o los vecinos.
Para Tomás la cosa es divertida, para los demás no tanto, ya que se llevan un gran susto, pero cuando todos se recuperaron del sobresalto pensaron cómo devolverle la broma a Tomás y de verdad que lo consiguieron.

Echando mucha imaginación, Jorge Rico Ródenas, nos lleva a conocer los variados disfraces del niño, que si león, que si cocodrilo, que si abeja…, en fin, su imaginación no tiene límites, cosa que gusta a grandes y pequeños y hace que los lectores se sientan cómplices del relato, pensando en qué y cómo se disfrazará para la siguiente ocasión.

Es que Tomás con una manta y un poco de hilo es capaz de transformarse en un cocodrilo, con unos plásticos y una bufanda vieja se disfraza de abeja y…

Las rimas, las repeticiones, las fórmulas acumulativas, el humor, la sorpresa y la imaginación dotan a este libro de vida, que se ve aumentada por los dibujos de Anna Laura Cantone.

Las imágenes llenas de color y vitalidad desenfadada hacen las delicias de los lectores; la ilustradora mezcla elementos de diversas texturas en sus collages, a los que añade acuarelas, ceras y lápices de colores, creando unos personajes algo grotescos y raros pero dotados de movimientos y alegría.


Sin duda un buen libro que gustará a todos los pequeños lectores por la complicidad que su autor logra con ellos y las divertidas ilustraciones de fino trazo y movimientos cinéticos. 


viernes, 23 de febrero de 2018

Cenicienta y las pantuflas peludas de Davide Cali


Cenicienta y las pantuflas peludas

Texto: Divide Cali

Ilustraciones: Raphaëlle 

Barbanègre

Editorial Anaya

Colección Álbum ilustrado

210 x 210 mm, 32 páginas

(+ 4 años) 13 €, 2017.

Por José R. Cortés Criado.

Esta versión de Cenicienta comienza como la original; una pobre niña que vive con su horrenda madrastra y sus malvadas hermanastras que se pasa el día limpiando y limpiando..., pero rápidamente toma un giro inesperado.


Cenicienta se entera de que se va a celebrar un baile especial con el príncipe, que premiará a la mejor bailarina individual con ser su pareja para un baile. Todas las jovencitas andan locas pensando en semejante premio. 

La pobre hijastra muere de deseos por acudir a la fiesta y llama a un hada de turno que la apaña de todo, vestido, peinado, zapatos..., ella quería zapatos de cristal pero el hada no están por ello, así que le puso pantuflas peludas con plataformas y con la ayuda de sus ayudantes ratones la ataviaron para el evento.

También pidió una carroza y como no quedaban calabazas, surgió una de un nabo y como tampoco había briosos corceles blancos iba tirada por un reno, un burro, un camello y una llama con poco garbo.

Su vestido era original, que no el más bello, su baile fue horroroso y si todo eso era poco, se le escapó una pantufla que le dio al príncipe en la cara y lo despertó...y sorpresa, se enamoró de Cenicienta.

Pero la chica entra en pánico cuando lo vio de cerca, en las revistas era más guapo, y salió huyendo del palacio, que tampoco era tan imponente, en busca de una vida mejor en la Feria de Trabajo Solo para Chicas.

Original historia donde la pobre niña se rebela y deja de lado la vida cómoda y confortable de una bella joven ñoña y obediente pasando de príncipes y vestidos a la última.

Sin duda un canto a la libertad llena de encanto que rompe con los clásicos estereotipos que obligan a las niñas a ser de una determinada manera, ajena a sus deseos de vida y libertad.

El texto de 
Divide Cali es muy atractivo, lleno de expresiones actuales y comentarios sobre revistas del corazón o inscripciones para el baile y hechos como llamar por teléfono al hada de guardia.

Las imágenes de Raphaëlle Barbanègre son muy curiosas, unas mujeres con enormes peinados, ostentosos vestidos llenos de lazos y demás adornos, una decoración de las viviendas dignas de la más glamurosas y recargadas, y todo ello con una chispa de ironía e imaginación sin igual, que alegra la vista de los lectores.

Texto e imágenes maridan muy bien, seguro que gustan a todo aquel que se atreva a abrir sus páginas.

jueves, 22 de febrero de 2018

El rey Pantaloncetes y el malvado de Andy Riley


Portada
El rey Pantaloncetes y el malvado 

emperador

Texto e Ilustraciones: 

Andy Riley

Traducción: Daniel Cortés Coronas

Editorial Bruño

ISBN 978-84-696-2102-8



    153 x 190 mm, 224 páginas

    (+ 6 años) 9,95 € 2018.



    Por José R. Cortés Criado.

    En un lugar lejano existían dos reinos, Ottolandia y Nurbisonia. En el primero reinaba un niño llamado el rey Otto; en el segundo, el emperador Nurbisón.

    Nurbisón tenía un lacayo muy especial llamado Glóbulus; Otto tenía una juglaresa llamada Megan y una ministra llamada Greta. Todos ellos están retratados al inicio del libro, después del plano del escenario donde se desarrolla la trama del libro.

    En el primer reino todo es felicidad, el rey niño solo se preocupa de recibir su paga semanal; cada vez quiere más, para luego comprar muchas chocolatinas y distribuirlas por su territorio con una máquina que los lanza a distancia.

    Todos los campesinos son felices, los soldados también pero llegó el día en el que el dinero escaseó y los habitantes de Ottolandia empezaron a cabrearse por no recibir sus chocolatinas.

    En frente, Nurbisón vio la oportunidad de hacerse con el reino vecino, para ello animó a aquellos a levantarse contra su rey y les hizo muchas falsas promesas para el futuro, que si más chocolatinas, que si…

    Nurbión se hizo con el reino de Otto, pero este, su juglaresa y su ministra consiguieron escapar; el emperador deseaba apresarlos y hacerlos desaparecer para así ser el amo y señor de todo el territorio.

    El rey niño tenía buenas ideas, o al menos eso pensaba él, decidió ponerlas en práctica pero el resultado no fue el esperado. Son descubiertos y encerrados, Otto será destronado delante de todos los mandamases más diabólicos del mundo, que para eso los convocó Nurbison a su castillo.

    Al fin el niño rey consigue hacerse con su reino y celebra una gran fiesta con sus súbditos y fue tal la algarabía que se formó que el jaleo se oyó muy lejos, hasta en los páramos de Crong, en el que despertó a una bestia que abrió un ojo, luego otro y otro y otro y otro y muchos más. ¿Qué bestia será esa?

    Ocurrente cuento lleno de imaginación y humor. Desde la portada nos llama la atención el aspecto de Otto y las aclaraciones que el dibujante hace al respecto con ese El rey Pantaloncetes soy yo o la aclaración de que el libro es la monda.

    Cuando abres la portada el lector ha de enfrentarse a un texto escrito es espiral para saber algo más de la historia, aunque el autor no se lo toma muy en serio; al final, también hay otro texto para cerrar el libro; además de la gracia de su contenido hay que girar el libro para poder leerlo.

    A lo largo de las páginas el lector descubrirá una forma muy particular de ser de todos los personajes, que le hará reír en más de una ocasión y se sorprenderá del desarrollo de los acontecimientos.

    Los dibujos son muy originales, ya sea por el verdor del espacio donde viven los personajes, la apariencia de estos, los ingeniosos dibujos que recogen las ideas de Otto o los invitados a la fiesta del emperador.

    Si originales son sus nombres, más aún lo es su indumentaria, sirvan de ejemplo Espión Bestiajón Príncipe de Chigui Chugui Pigui Po o La Bruja Malévola Suprema de las Tierras del Sur de Abajo.

    El texto suele aparecen en negro sobre fondo blanco, aunque también hay páginas invertidas, muchas onomatopeyas, algunas escritas y otras dibujadas, bocadillos como en los cómics y distinto tipo y tamaño de letra que hacen la lectura más novedosa.

    Andy Riley es el autor del texto y de los dibujos y demuestra unas grandes dosis de humor e imaginación.

    Seguro que gustará a los lectores ávidos de aventuras mezcladas como ingenio y creatividad.

    El libro finaliza con la partitura de una canción titulada Marcha triunfal del emperador con acordes para guitarra, piano o laúd.



    miércoles, 21 de febrero de 2018

    Sadako y las mil grullas de papel de Eleanor Coerr


    Sadako y las mil grullas de papel

    Texto: Eleanor Coerr

    Ilustraciones: Eva Sánchez

    Colección Calcetín Azul

    130 x 205 mm, 72 páginas

    ISBN 978-84-9142-089-7

    (+ 12 años) 8,75 € 

    2017.


    Por José R. Cortés Criado.


    La editorial Algar vuelve a editar este hermoso libro de Eleanor Coerr en homenaje a todos los niños afectados por la radioactividad causada por la explosión de la bomba atómica sobre su ciudad cuando tenía dos años.

    Se trata de una historia real. Sadako vivió desde 1943 hasta 1955.   La protagonista es una niña que vivía en Hiroshima cuando Estados Unidos lanzó la bomba con la idea de poner fin a la Segunda Guerra Mundial. Diez años más la joven murió a consecuencia de las radiaciones de la bomba.

    Sadako era una niña llena de vida y con ganas de competir en el equipo de corredores de su colegio. Su enfermedad comenzó a notarse en su cansancio, pero no por ello cejó en su empeño por superar su enfermedad y continuar con su vida normal.

    Cierto día fue al hospital a visitarla una amiga y le regaló una grulla de papel dorado y le dijo que la leyenda cuenta que la grulla vive mil años y que aquella persona enferma que haga mil grullas de papel sanará de su enfermedad.


    Sadako se dedicó hasta el último momento de su vida a hacer grullas de papel, no pudo alcanzar las mil, pero su afán por llegar a la meta y sus ganas de vivir fueron un ejemplo para los niños japoneses.

    Sus compañeros hicieron trescientas cincuenta y seis grullas, las que le faltaron a Sadako para llegar al millar y poco después de su muerte publicaron un libro con sus cartas con el título de Kokeshi, el nombre de la muñeca que le regalaron durante su estancia en el hospital.

    Pronto el libro circuló por todo Japón y los niños y niñas recaudaron dinero para elevar un monumento a Sadako, en el que se ve a la niña sobre una montaña de granito que simboliza el paraíso y sobre ella una grulla dorada.

    Cada 6 de agosto, Día de la Paz en Japón, miles de grullas aparecen a los pies del monumento junto a la leyenda: “Este es nuestro grito, es nuestra plegaria: que haya paz en el mundo”.

    Eleanor Coerr cuenta con mucha sensibilidad esta bella historia que no dejará indiferente a sus lectores; es un texto breve lleno de contenido que con suma habilidad nos muestra a una Sadako luchadora desde su infancia hasta el día de su fallecimiento.

    Ojalá esta historia sirva siempre para recordar los horrores de la guerra y los jóvenes aprendan bien esta lección que tan dificultosamente aprenden los adultos.

    La valentía de la niña que enfermó de leucemia se ha convertido en un clásico de la Literatura Infantil y Juvenil.




    martes, 20 de febrero de 2018

    ¿Por qué? de Nikola Popov

    ¿Por qué?

    Nikola Popov

    Editorial Kalandraka

    Colección Libros para soñar

    ISBN 978-84-8464-368-5

    190 x 235 mm, 40 páginas

    (+ 4 años) 14 €, 2018.


    Por José R. Cortés Criado.


    Magnífico libro visual de Nikola Popov que hará reflexionar a grandes y pequeños al abrir sus páginas. No hay nada más explícito que unas buenas imágenes para representar una idea.

    Estas ilustraciones de corte clásico tienen mucho poder narrativo y comunican perfectamente lo que el autor pretende hacer llegar a los niños, él lo dejó anotado en la contraportada del libro:

    Si los niños y las niñas pueden entender la insensatez de la guerra, si se dan cuenta de lo fácil que es caer en un ciclo de violencia, quizás en un futuro se conviertan en impulsores de la paz.”

    La historia es bien sencilla: una rana disfruta en un prado del aroma de una linda flor hasta que aparece un ratón con un paraguas que se enfrenta a ella para hacerse con la flor. La primera escena bucólica del libro se altera con la presencia del roedor.

    Cuando la rana se siente agraviada busca ayuda entre sus congéneres y deciden atacar al ratón para recuperar la flor; la flor cambia de mano, pero el ratón no se conforma y busca ayuda entre los suyos que vuelven mejor pertrechados para la guerra y recuperan la flor.

    Como ningún bando se da por vencido, cada vez se arman más y mejor y atacan con mayor cantidad de soldados cambiando la flor de poder hasta que al final lo que queda de aquel paisaje idílico inicial es un erial resultado de tanto bombardeo y peleas y los dos protagonistas sentados sobre tanta destrucción se pregunta por qué toda aquella sinrazón para tener la rana el paraguas roto de su enemigo y el ratón una flor totalmente ajada.

    Las caras de los dos protagonistas reflejan su pesar al comprobar cómo es posible llegar a tanta devastación sin haber intercambiado una sola palabra entre ellos.

    Nikola Popov quedó marcado por los destrozos durante la Segunda Guerra Mundial cuando el ejército nazi avanzó sobre la Unión Soviética; tiene recuerdos de su infancia jugando entre escombros con bombas abandonadas sin comprender su poder destructor hasta que una de ellas le explotó a un niño en las manos.

    Su afán por reivindicar la paz le ha llevado a dibujar tan interesante libro que refleja la locura armamentísticas y destructiva, proclamando ante la barbarie el diálogo, la tolerancia, la convivencia y la paz.

    Sin duda un magnífico álbum ilustrado que refleja claramente las ideas pacifistas de su autor y es comprendido por todo aquel que se atreve a abrir sus páginas.