domingo, 26 de enero de 2014

Colores


Colores

Patrick George

Editorial Juventud

Colección: Mis primeros conceptos.

22,5x21 cm

22 páginas

11 láminas transparentes
ISBN: 978-84-261-3993-1


Por José R. Cortés Criado.

Es un libro interactivo para leer con los pequeños lectores y hacerlos partícipes del descubrimiento de colores y formas diversas al manipular las hojas transparentes del libro.

Este libro muestra los colores y lo que pasa cuando se juega con ellos; las páginas transparentes del libro harán que el lector vea dos colores diferentes y dos dibujos diferentes; así puede ver un oso marrón y una raza verde, o un pez verde y al pasar la hoja transparente un caramelo amarillo.

Se podrá ver también un pájaro o un conejo, un coche o un tren, un ratón o un gato, un sol o un helado de chocolate; todos ellos con sus cambios al mezclase colores primarios y secundarios.

La Editorial Juventud apuesta de nuevo por un álbum ilustrado para acercar a los pequeños el color y sus variaciones para que de forma sencilla descubran la magia creativa.

Los dibujos son sencillos, esquemáticos y atractivos para los primeros lectores que sabrá reconocerlos y se sorprenderán al ver la variedad de pigmentación  que ofrecen.








martes, 21 de enero de 2014

Nina buena, Nina mala



Nina buena, Nina mala

Texto: Juliet Mickelburgh

Ilustraciones: Anna Laura Cantone

Editorial Edelvives

Álbum infantil. Cartoné.

185x240 mm, 40 págs.





Por José R. Cortés Criado.


Nina es una niña buena y como tal se comporta, pero llega un momento en el que se cansa de serlo, y comienza a ser respondona, pintar las paredes, sacar la lengua, pintorrear los libros, bailar durante las clases y ya no decía por favor ni gracias..., en fin que se convirtió en una niña mala.

En un principio la novedad le gustó, porque nadie le decía que era buena, ni que era un ejemplo a seguir, ella era catalogada de mala y castigada en su cuarto.

La vida continúa y Nina se cansa también de ser mala, está aburrida de serlo y decide cambiar, pero no sabe qué postura tomar y después de pensar y pensar, decide ser Nina. La niña toma la postura más sensata después de adoptar distintos roles.

Es una bella historia contada con gracia que hará reflexionar a los pequeños sobre la postura a tomar en la vida; dejando claro que la mejor opción posible es la de la normalidad.

También nos hará reflexionar a los mayores que a veces, con nuestros comentarios, forzamos situaciones no deseadas y sometemos a los niños a más presión de la que pueden soportar.

Al texto de Juliet Mickelburg hay que añadir las ingeniosas ilustraciones de Anna Laura Cantone, que nos muestran una Nina divertida, traviesa, ingeniosa... con pequeños trazos llenos de vida.

Al trazo del lápiz y al color se añaden elementos de distintas texturas a modo de collage, dando como resultado unas bellas ilustraciones muy atractivas.

Además las imágenes por sí solas conforman una propia historia, que si bien complementa el texto, tiene argumentación propia; podemos ver pequeños elementos gráficos como las mariposas que la acompañan o las hojas otoñales, pequeños animales u objetos cotidianos.


Es un acierto esta publicación de la editorial Edelvives para los pequeños lectores.


martes, 14 de enero de 2014

El diario de las cajas de fósforos



El diario de las cajas de fósforos 

Texto: Paul Fleischman

Ilustraciones: Bragam Ibatoulline


Colección Álbumes Ilustrados,

2013.  1ª edición. 

Cartoné, 14 euros.



Por José R. Cortés Criado.



Una niña visita a su bisabuelo, este le dice que elija cualquier objeto que se halle en su casa para luego explicarle su historia.

La niña escoge una caja de puros que contiene muchas cajas de cerillas, cada una de ellas contiene un objeto cotidiano, aunque parecen desperdicios o cosas inservibles que alguien caprichosamente fue guardando; y como la niña no sale de su asombro, el bisabuelo decide contarle su vida a partir del contenido de las cajitas.

Así la jovencita y los lectores vamos conociendo la biografía de ese señor, que llegó a América desde Italia sin saber ni leer ni escribir y se le ocurrió que la mejor forma de tener su propio diario era guardando pequeñas cosas muy importantes para él.

La primera cajita guarda un hueso de aceituna, que los transporta a su infancia en Italia cuando no tenía no tenía nada que comer y lo chupaba para aliviar el hambre.

El segundo, una foto de su padre, la que les envió a Italia desde América para que no se olvidasen de él; la tercera, un macarrón, se lo trajo de Italia para no olvidar su comida original cuando llegó a América; otra contenía diecinueve cáscaras de pipa, una por cada día de duración de su primer viaje de Nápoles a Nueva York; le siguen otras, una con un trozo de una raspa como recuerdo de su paso por la fábrica de conserva de pescado; otra con trozos de periódicos con el lugar y la fecha donde pasó algún tiempo; una nueva con un diente, otra con la entrada al primer partido de béisbol…

Cajita a cajita el hombre le cuenta a la pequeña su infancia llena de privaciones en Italia, su viaje hasta América, los diversos trabajos que la familia llevó a cabo, sus desplazamientos por el nuevo país, hasta que un día la familia fijó su residencia y el protagonista pudo ir a la escuela.

Siempre añoró saber escribir y tener su propio diario, y antes de poder escribirlo, se le ocurrió crearlo con pequeños objetos que guardan un significado especial para él.

Finalmente el señor fue periodista, coleccionista, vendedor de antigüedades y un hombre afortunado tanto moralmente como económicamente.

Junto al texto, lleno de belleza y sensibilidad, las imágenes tienen un gran protagonismo. Los dibujos que se corresponden con el tiempo de la narración muestran un colorido vivo e intenso; las que traen recuerdos del pasado suelen carecer de color y las hojas del libro se asemejan a esos dibujos que el paso del tiempo tiñe de color sepia y de pequeñas manchas más oscuras.

Los dibujos son hiperrealistas, atrapan la atención del lector desde su inicio y muestran toda la sensibilidad que encierran las palabras del escritor, sin duda, es un gran álbum ilustrado.

La editorial Juventud vuelve a apostar por un libro de gran calidad y presenta esta historia muy cuidada, tanto en el contenido como en el continente. 

domingo, 12 de enero de 2014

Cuando desapareció el mar



Cuando desapareció el mar 

Francisco Sánchez 

Bárbara Sansó


2013. Cartoné, 26,5x26,5, 40 págs.






Por José R. Cortés Criado.


Francisco Sánchez nos cuenta la historia de un niño sale a pasear con su padre y se sorprende de que en medio de un desierto se encuentre barcos encallados; su padre le explica que hace tiempo aquello era un mar y que muchas familias vivían de la pesca, pero que un día llegaron hombres de tierras lejanas con grandes máquinas y que poco a poco dejó de llegar el agua de los ríos y el mar se fue achicando hasta quedar convertido es ese secarral con barcos abandonados.

El niño suena con una solución y la encuentra: todos los habitantes del pueblo y cientos de personas llegadas de otras latitudes comenzaron a llorar y tantas fueron sus lágrimas que el mar volvió a ser como antes.

Esperemos que este sueño de esperanza no sea la única solución para evitar catástrofes medioambientales.

El cuento termina con un sueño de esperanza y un mensaje a los lectores:

“No olvides que el agua es un bien indispensable para la humanidad:¡sin ella no viviríamos! ¡Es deber de todos cuidar del agua!".

Al final de relato se recogen datos y unos dibujos con el antes y el después del protagonista de este libro, que no es otro que el mar de Aral, ese mar que se encontraba en Asia Central, al sur de Kazajistán y al norte de Uzbekistán; era un lago salino con 60.000 kmy con catorce millones de habitantes que vivían de la pesca.

En los años sesenta la Unión Soviética desvió las aguas de los ríos que lo abastecían para regar las plantaciones de algodón en Asia Central, gracias a ello esa zona es la de mayor producción de algodón mundial y el el mar perdió el 80% de su capacidad.

Bárbara Sansó ha realizado unas ilustraciones llenas de realismo para este álbum que reflejan perfectamente el mensaje del mismo; los dibujos a doble página ofrecen una visión complementaria al texto y, al mismo tiempo, se dotan de significado propio, pudiendo llevarse a cabo una lectura paralela a la de las palabras. Son un acierto lleno de color y vida propia.


Se trata de un buen libro que gustará al que se atreva a abrir la primera página, con el que la editorial Juventud apuesta de nuevo por los valores ecológicos.

jueves, 2 de enero de 2014

Montañas en la cama.



Montañas en la cama.

Maricuela (María Molina)

Sonja Wimmer

Editorial OQO

40 págs. cartoné

22x28 cm.

ISBN 978-84-9871-443-2




Por José R. Cortés Criado.

EL ÁLBUM DE OQO MONTAÑAS EN LA CAMA, GALARDONADO ENTRE LOS MEJORES LIBROS INFANTILES LATINOAMERICANOS POR LA FUNDACIÓN 
CUATRO GATOS.

Martín es un niño pequeño que intenta superar sus miedos y tiene una manera ingeniosa de hacerlo, como esconderse bajo la cama, así los despista, pero si persigue el temor o si se le pasa, decide ir a contárselo a sus papás, para ello se dirige al dormitorio del matrimonio.

Cierta noche cuando llega a la habitación de sus padres siente que estos jadean y oye expresiones que le hacen pensar que sus padres están subiendo una gran montaña; como Martín vive en su mundo de fantasía, cree que los bichos son los causantes de que en la cama haya surgido una montaña; si su madre dice “¡ay”, es que se ha torcido un tobillo; si susurra “me gusta” es porque papá la ha curado; y si ambos dicen “me voy”, Martín sospecha que lo van a dejar solo con los bichos y se pone a gritar.

Cuando los padres lo atienden y lo llevan  a su dormitorio, el niño quiere tener en su cama una montaña como sus papás y amontona todo cuanto encuentra y se sube en lo alto porque allí no llegan los sombrichos y se duerme felizmente.

En este álbum se reproducen los diálogos de una pareja que hace el amor sin tapujos ni eufemismos, tampoco lo hace de forma soez o burda, simplemente reproduce las palabras y recrea las interpretaciones infantiles de una noche de amor de los padres.

En la historia se mezclan los miedos y la fantasía de Martín de forma normal como suele ser la vida sin intentar ocultar ciertos temas a los más pequeños, siendo el texto un acierto de María Molina.

Las ilustraciones de Sonja Wimmwer muestran unos dibujos llenos de vida que conforman un universo paralelo al texto, de hecho se puede hacer una lectura rica en matices a través de las imágenes que mezclan realidad y fantasía con una cantidad de pequeños personajes dibujados que acompaña a Martín y a su inseparable muñeco.

Buen libro, que seguro gustará.