sábado, 30 de junio de 2018

Kafka y la muñeca viajera de Jordi Sierra i Fabra


Kafka y la muñeca viajera

Texto: Jordi Sierra i Fabra

Ilustraciones: Pep Monserrat,

Colección Las Tres Edades
ISBN 978-84-9841-116-4
140 x 215 mm, 147 páginas,
14,90€, (+ 8 años) 2006.



Por José R. Cortés Criado.


Para Jordi Sierra i Fabra, escritor y viajero infatigable hubo de ser un regalo inimaginable leer en la prensa diaria que Kafka escribió cartas en nombre de una muñeca a su dueña, y comprendo que Sierra i Fabra escribiese el libro Kafka y la muñeca viajera, pues no podía ser de otra manera para una persona que disfruta tanto viajando.

Al parecer, Kafka escribió esas cartas para consolar a una niñita desconocida, que había perdido a su linda muñeca en el parque donde jugaba, pero de ellas no se sabe nada, seguramente desaparecieron, por eso Sierra i Fabra se atrevió a imaginar, con gran sensibilidad, el contenido de las misivas que escribió Kafka, se trata de textos escritos con gran ternura.

A lo largo de la novelita Sierra i Fabra nos cuenta lo sucedido de forma amena y ágil, fiel a su estilo narratorio.

La obra se estructura en cuatro capítulos, en el primero nos enteramos de la pérdida de Brígida, la muñeca, y del desconsuelo de su dueña, Elsi, así como del propósito de Kafka, convertirse en el cartero de las muñecas. Los dos capítulos siguientes nos narran las andanzas de la muñeca viajera, sus viajes, sus deseos, sus anhelos y su futuro en libertad.

En la cuarta parte se alcanza el desenlace, Kafka se siete feliz de haber conseguido que una niñita se sienta feliz a pesar de haber perdido a su querida muñeca.

Cada parte tiene un título: Primer sueño: la muñeca perdida, Segunda fantasía: las cartas de Brígida, Tercera ilusión: el largo rumbo de la muñeca viajera y Cuarta sonrisa: el regalo. Los capítulos van indicados con las letras de nuestro abecedario.

Si en la primera carta la muñeca ya defiende su afán de libertad y se disculpa por haberse marchado sin despedirse y le habla de sueños, sentimientos y emociones, en la última le confiesa que “los sueños son la base de la vida. Sin sueños no somos más que cuerpos perdidos que vagan por lo cotidiano”[1].

Las ilustraciones de Pep Montserrat tienen un aire entre sombrío y sobrio, muy adecuado al carácter de Kafka y con esa apariencia de vejez, dan la sensación de ser imágenes contemporáneas al relato.


Con este libro obtuvo Jordi Sierra i Fabra el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2007.


SI quieres conocer otros libros de Sierra i Fabra pincha aquí.

[1] SIERRA I FABRA, Jordi: (2006): Kafka y la muñeca viajera, Madrid, Siruela, pág. 97


No hay comentarios:

Publicar un comentario