lunes, 9 de julio de 2018

Tuvo la culpa Fanfalone de Alfredo Gómez Cerdá


Tuvo la culpa Fanfalone

Texto: Alfredo Gómez Cerdá

Ilustración: Laura Pérez


Colección Barco de Vapor

ISBN 9788491073031

168 páginas, (+ 10 años)

8,90€, 2018.


Por José R. Cortés Criado.

Fanfalone siempre va contando historias, no puede guardar un secreto, pero todos, en el colegio, le hacen caso y se encandilan con sus palabras.

Cierto día se dirigió a Wanda y Darío para contarles que en una urbanización cercana a sus casas vivía un célebre detective que dio nombre a un personaje de una serie televisiva de gran audiencia. Para todos los chicos del pueblo ese era un superhéroe   famosos por su enfrentamiento a los amigos de lo ajeno y a la mafia en particular.

Estos dos amigos, que en un principio no creen a su compañero, deciden investigar por su cuenta para comprobar si es cierto esa noticia que Fanfalone escuchó de una persona que tenía un primo cuyo padre tenía un amigo que era hermano de un vecino de un carabinero de Catania.

Con esos datos estos dos famosos detectives en su colegio y en su parroquia por haber descubierto quién robaba el cepillo de la iglesia, cogieron sus bicicletas y lograron ver a su ídolo, aunque tenía algo diferente a como lo conocían, mostraba una mata de pelo en lo que antes era una cabeza monda y lironda.

Estos dos protagonistas consiguen hablar con Tomaso Farnetti, Il Testardo, que no está solo, lo acompaña un capo de la mafia, que se supone era su enemigo más acérrimo, y una tercera persona desconocida. Los tres tenían en común una mata de pelo asombrosa.

Y un problema, creían que los dos chicos eran enviados de algún grupo interesado en eliminar al tercer personaje desconocido, porque había llevado a cabo un descubrimiento importantísimo para muchas personas que dejaría sin trabajo a otros muchos y muchas industrias cerrarían porque este descubrimiento arruinaría su producción.

Los chicos son inocentes y deciden ayudar para demostrarles su error, lo que no piensa ella son en las consecuencias que trae el que experimente con su padre los resultados del producto descubierto.

Tras muchos enredos, cada vez que buscaban una solución surgía un nuevo problema, incluso Fanfalone dudaba de ellos porque no le informaban de sus progresos en la investigación.

Al final ayudan al personaje que corría ciertos peligros sin que Fanfalone sospeche la ayuda que prestó al caso.

Amena historia donde la astucia y la lógica se dan la mano para llegar a un feliz desenlace a esta trama que se desarrolla en Sicilia.

Sin duda, el buen hacer de Alfredo Gómez Cerdá no dejará indiferente a los lectores que se atrevan a abrir el libro.

Su lectura te atrapa y te invita a seguir leyendo hasta la última página para descubrir el misterio que se resuelve con escenas de humor, toques de amistad y algo de realismo.

Si quieres saber de otros libros escritos de Alfredo Gómez Cerdá pincha aquí.

Si quieres conocer otros libros ilustrados por Laura Pérez pincha aquí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario