sábado, 3 de diciembre de 2016

Malas tierras de Jordi Sierra i Fabra

Malas tierras

Jordi Sierra i Fabra

Editorial SM

Colección Gran Angular

192 páginas, rústica,

(+ 14 años) 2016.


Por José R. Cortés Criado.


Como es habitual en Jordi Sierra i Fabra, en esta novela mezcla tres historias independientes que poco a poco se van entrecruzando hasta confluir en un final donde todo encaja.

La trama comienza en Barcelona contando que tres amigos salen para asistir a un concierto, estos capítulos van numerados; se entrecruza con otra historia, la del recién separado de su mujer que busca compañía femenina para pasar la noche, se marcan con letras y puntos suspensivos; y la tercera es la de una chavala que espera un trasplante de corazón en un hospital de Madrid, se distingue con el lugar donde sucede y la hora, que marca el inexorable paso del tiempo y marca la urgencia en conseguir un corazón sano.

Los jóvenes van a un concierto de Bruce Stpringsteen, Neli, Nerea, un personaje, nació el mismo día en que Bruce escribió Badlands; también hablan de Jimi Hendrix, Bob Dylan y de actores como Tom Cruise; su meta es pasarlo bien, pero el destino de Cati se ve truncado cuando se les atraviesa el coche de un separado con algunas copas de más. 

La joven que aguarda un corazón acaba de conseguirlo, Cati es donante, joven, sana y es víctima de un accidente de tráfico.

El dolor de una familia es la alegría de otra que a muchos kilómetros de distancia esperaba un milagro a costa de un gran pesar para los padres de la donante.

Como siempre ocurre en las novelas de Sierra i Fabra, el desenlace llega rápido, cuando las tres historias se unen en una sola.

Esta novela planteó en su día un tema a debate muy interesante, la donación de órganos, único modo de obtener “piezas de recambio para el cuerpo humano”. Hoy sigue teniendo actualidad aunque ser donante es una cosa más común en nuestro país.

Se lee fácilmente de un tirón, pues tiene la magia propia de su autor, que no deja al lector ni tiempo para pestañear mientras avanza en la narración.
Jordi Sierra i Fabra, roquero impenitente, hace un pequeño guiño a Bruce Stpringsteen y su canción Badlands, que da título al libro.






No hay comentarios:

Publicar un comentario