sábado, 2 de noviembre de 2013

¿Dónde está la ranita?



¿Dónde está la ranita?

Texto: Géraldine Elschner

Ilustraciones: Stéphane Girel

Editorial Juventud.  2013. 

Colección La Puerta del Arte

Álbumes Ilustrados, 1ª edición. 

Cartoné, 24,5 x 32,5 cm., 

32 pp., 13,50 euros.




Por José R.  Cortés Criado.


Este nuevo volumen de la colección La Puerta del Arte de la Editorial Juventud nos acerca al mundo de las flores de Monet y, por ende, al mundo de la pintura impresionista, ya que el pintor fue uno de los fundadores de esta corriente pictórica.

La trama de del álbum es sencilla pero interesante; una verde ranita pensó que el artista era un cazador de ranas, cuando supo que no se dedicaba a comer ancas sino a pintar flores, deseó ser su modelo, pero como es verde pasó desapercibida a la vista de Monet entre los nenúfares, pero ella no se desanimó, continuó sus intentos de ser retratada y, al parecer, lo consiguió cuando se quedó dormida en el sombrero del artista y este la pintó en primer plano, pero, presa de su alegría, el batracio intentó besar su imagen y lo único que consiguió con su salto fue tirar el cuadro al estanque, y, desde entonces, aquella obra de arte ha desaparecido.

Esta historia le sirve a los autores para recrear el entorno que construyó Monet en su jardín para poder observar la belleza de las plantas y dedicarse a pintar los mismos motivos en diferentes momentos del día para captar la fuerza de la luz en la naturaleza. Este pequeño paraíso en Normandía se conserva con su mismo encanto gracias a la Fundación Monet.

Junto a los datos referidos a su vida, encontramos en sus páginas reproducciones de algunos de sus cuadros más famosos, ya que ellos reflejan el entorno en el que el pintor creaba sus cuadros. Al final del relato se muestran las reproducciones de los ocho cuadros recreados en el álbum con sus fichas correspondientes.

Finaliza el libro con una serie de datos sobre Monet, su gusto por la naturaleza, el cielo, el agua, la luz, las flores, los nenúfares... y nos indica dónde se pueden ver sus obras y cómo se conserva el jardín de Giverny, un estanque encantado según las palabras del pintor.

Se trata de una obra muy interesante que acerca el arte a todos los públicos, puesto que este álbum no puede ser considerado infantil, aunque a este segmento del público se dirige, porque la belleza sirve para disfrute de todas las personas sin distinción por edades.

Desde la portada podemos sentir la belleza de la pintura y ver la fuerza de las pinceladas de color sobre el lienzo que, superpuestas, recrean unos bellos paisajes donde se respira tranquilidad, armonía y paz entre lirios, peonías, dalias, capuchinas y nenúfares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario