miércoles, 5 de abril de 2017

El asesinato de la profesora de lengua de Jordi Sierra i Fabra

El asesinato de la profesora de lengua

Texto: Jordi Sierra i Fabra 
Ilustraciones: Pablo Núñez
130 x 190 mm, 168 páginas
(+ 12 años) 2007.


Por José R. Cortés Criado.
Con este título más de una profesora o profesor se planteará recomendar el libro a sus alumnos, porque lo único que hace falta es que les achaquen algunos crímenes, pero bueno, a pesar de esa posibilidad, se puede leer el libro y recomendarlo al alumnado.
Esta es otra historia que transcurre en un centro escolar tras la desesperación de una excelente profesora que no consigue que algunos de sus alumnos lean con regularidad. Soledad no entiende cómo algunos de sus alumnos son tan brutos que ni se acercan al libro, para ello les comunica que cometerá un crimen en la persona o personas no lectoras de su clase.
En esta obra, Sierra i Fabra vuelve a tratar el tema de la lectura y su importancia en la formación de cualquier persona.
Para este autor la lectura es el mejor ejercicio para la mente humana y hace responsable a los no lectores de muchos de los problemas sociales actuales: maltrato familiar, irresponsabilidad ecológica, degradación medioambiental, falta de respeto a los demás, etc.
Esta obra recuerda otra anterior del mismo autor, El fabuloso mundo de las letras, y a La isla de las palabras, de Erik Orsenna. En ella nos vamos a encontrar juegos de palabras, siendo las letras las reinas del libro y nos van a mostrar qué hacer con ellas para divertirnos además de leer.
La trama de la obra se estructura en veinte capítulos, a lo largo de los mismos un grupo de alumnos deberá ir resolviendo una serie de cuestiones que la profesora les hará llegar bien a través de un sobre o de la resolución de un jeroglífico. Ese es el reto, descifrar las claves necesarias para poder salvar sus vidas y mientras tanto leerán, leerán y llegarán a comprobar que leer no es malo ni perjudicial para la salud.
Para llegar hasta el final, se enfrentarán a un abecegrama donde falta una letra, o a un soneto de Quevedo para poder localizar una dirección, y a otro del autor en el que no ha utilizado una de nuestras vocales, también resolverán un crucigrama, una sopa de letras, un salto del caballo; leerán palíndromos, palabras bifrontes, o deberán pensar cuál es el único número que no tiene las letras e y o cuando lo nombramos, o cuál será el primero de todos los números si los ordenamos alfabéticamente, además deberá comprobar si un texto presentado es un tautograma, descifrar letras escritas de formar extraña, etcétera, etcétera.
En fin, después de tamaña hazaña, los personajes descubren que leer no es tan malo ni tan aburrido.
Toda la obra es un homenaje a autores y obras de literatura universal. Cada capítulo comienza con un título de una obra conocida, seguido del nombre de su autor. Sirvan de ejemplo: Los tres mosqueteros de Alexandre Dumas o Doce cuentos peregrinos de Gabriel García Márquez.
Y por si no fuese suficiente con veinte títulos y autores, uno por cada capítulo, para resolver una pista, los alumnos deben unir diez obras con sus respectivos autores.
No creo que haga falta decir que este libro es un homenaje a las letras, a las palabras, a la literatura y que está escrito por una persona que ama leer por encima de muchas cosas.
Sierra i Fabra ha afirmado que este libro está dirigido a los chavales que no aman la lectura, para hacerles ver que puede resultar ameno leer.
Para finalizar, una cita del autor: “Al contrario que las matemáticas, que odié de niño y aprendí a respetar de mayor (por eso escribí El asesinato del profesor de matemáticas hace unos años), siempre ha amado la lengua y la literatura, a pesar de que mi maestra me ponía ceros por tener demasiada fantasía. Escribir y leer han sido dos de las grandes pasiones de mi vida, por esa razón este libro es un homenaje a todas las profesoras y a todos los profesores de lengua, por su amor, su dedicación y su voluntad. Sigo creyendo que leer es lo único verdadero que existe en la vida para aprender y ser mejores personas, más que estudiar, y que quienes nos enseñan a hacerlo y, a ser posible, a escribir, merecerían el cielo eterno”.
Si quieres saber de otros libros escritos porJordi Sierra i Fabra pincha aquí
Si quieres saber de otro libro ilustrado por Pablo Númez pincha aquí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario