domingo, 29 de mayo de 2016

Kika Superbruja y el unicornio de Knister

Kika Superbruja y el unicornio

Autor: Knister

Ilustradora: Birgit Rieger

Traductora: Rosa Pilar Blanco Santos


Colección Kika Superbruja

150 x 205 mm, 120 páginas

(+ 8 años) 2016.



Por José R. Cortés Criado. 

En esta ocasión nuestra amiga Kika está en casa leyendo sobre su cama tan interesada que no se dio cuenta de que se hacía de noche, hasta que su hermano Dani llegó patidifuso de asombro porque vio algo brillante en el exterior.Kika, la niña superbruja, tiene un aspecto corriente y un gran secreto, su libro de magia, el que encontró junto a su cama que recoge los hechizos de la atolondrada bruja Elviruja; son fórmulas mágicas loquísimas, auténticos encantamientos, pero ha de leerlos al pie de la letra porque en caso contrario pueden surgir problemas.

La niña piensa que es su amigo el dragón, acuesta a su hermano y vuelve a la ventana, llama a Héctor, pero no aparece el pequeño animal volador;  deduce a qué se pueden deber esos puntos luminosos, consulta su libro, quizás sean luciérnagas o unicornios, pero no, es un dron, un juguete teledirigido que vuela.

En el segundo capítulo Kika se prepara para otra aventura mágica, quiere saltar al mundo de la fantasía como ya hizo cuando visitó la Atlántida, la luna o viajó hasta la Edad Media.

Ahora quiere llegar al Reino de los Elfos, estudia las tres condiciones necesarias y emprende su viaje, aunque en el primer intento metió el dedo índice de la mano derecha en su oído izquierdo, en vez del dedo corazón de su mano derecha en su oído izquierdo y como resultado apareció un ciervo en su dormitorio. Menos mal que pudo arreglarlo.

En el tercer capítulo entra en escena una oruga parlanchina en cuanto llega al Reino de los Elfos, esta primero piensan que es una espía o una persona malvada que viene en ayuda de Oskura, ese ser maligno que les quita la luz y todo lo que brille.

En el cuarto capítulo se encuentra con el unicornio, que no puede salir a volar porque teme ser raptado  por Oskura, y Kika decide acabar con ese ser que tiene a todos asustados, desde la reina hasta el último elfo.

Consigue descubrir a Oskura que no es más que una urraca gigante que atesora todo cuanto brilla en su nido y desea con ahínco poseer el unicornio.

Resuelto el problema, no sin dificultades, regresa a casa cuando suena la alarma de su reloj avisándole de que su tiempo de ausencia se le acaba y debe volver a su cama.
Bonita historia de tan singular personaje que viaja en el espacio y el tiempo para llegar a lugares reales, mágicos o soñados, donde realidad y fantasía se dan la mano.

Knister abre en cada volumen de la colección una puerta a la fantasía que los lectores atraviesan de mano de su autor y participan de hazañas irreales que dan alas a la imaginación de los pequeños lectores ávidos de aventuras y magia.

La presentación de cada volumen está muy cuidada, tanto por la portada en cartón duro como por la calidad del papel impreso donde priman los dibujos y colores.

Cada número de página está enmarcada en una estrella amarilla, multitud de estrellitas de colores adornan los márgenes de muchas páginas, así como otros objetos nombrados en el texto como el ratoncito, la pluma o el cascabel.

Además hay gran variedad de dibujos a todo color sobre fondo blanco que complementan el texto ocupando buena parte de las páginas; algunas dobles páginas son una imagen de la historia donde no hay espacio en blanco.  La gracia y expresividad de las ilustraciones son un acierto.

El texto está escrito en color negro con un tamaño de letra de tamaño mediano y de vez en cuando algunas palabras resaltan escritas en colores, ya sean amarillos, celestes, rojos, verdes…, y por su tamaño, que suele ser mayor e incluso algunas de ellas están sombreadas, lo que hace la lectura más entretenida.


Bonito libro que recrea una historia de hechicería para los pequeños lectores, a los que atrapa por su presentación caligráfica y por el color de sus divertidas ilustraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario