martes, 10 de noviembre de 2015

El Club de los Caníbales se zampa a don Quijote de Gabriel García de Oro

El Club de los Caníbales se zampa a don Quijote

Texto: Gabriel García de Oro

Ilustraciones: Purificación Hernández

Colección: Narrativa Infantil
14 x 20 cm, 208 páginas
(+ 10 años)  2015.


Por José R. Cortés Criado.


Lo primero que llama la atención es el dibujo de la portada donde monos y niños con algún detalle quijotesco se mezclan y el bocado recibido en la parte superior derecha del libro donde falta una esquina.

El Club de los Caníbales son dos chicos y dos chicas que han de realizar un trabajo sobre la obra de Cervantes, son los dos más torpones y las dos más listas de la clase.

Antes de hacer el trabajo el grupo de alumnos visita el zoo, Leo no ha leído el libro y como le falta tiempo para hacerlo abandona la excursión y se sienta junto a los chimpancés a leer; un simio le llama la atención e intercambian gestos; más tarde se acerca Rubén y tontean con el mono; el libro que termina en el foso de los animales.

Al día siguiente acuden al centro dos señores para conocer el sentir de los alumnos tras la visita, aunque en realidad quieren saber qué libro le dieron los niños al mono, que se llama Octavio y ha desaparecido. Los dos señores dicen ser representantes del gobierno y que deben capturar al mono para ponerlo a buen recaudo.

Octavio había participado en un proceso científico, habla como los humanos y tiene un nivel intelectual elevadísimo, lo malo es que se trastorna como don Quijote y quiere ser nombrado caballero, salvar a las damas en apuros...

Los niños sospechan de esos dos hombres; Octavio se enfrenta a los chicos cuando es don Quijote, y estos lo ayudan cuando conocen su identidad; a ellos se unen las dos chicas y gracias a la lectura del Quijote van encontrando pistas para localizarlo y hacerlo entrar en razón.

Gabriel García de Oro aprovecha sus conocimientos sobre la obra cervantina y encuentra la escusa perfecta para recordar los pasajes más llamativos del libro al mezclar en su historia hecho quijotescos que facilitan conocer el comportamiento del mono Octavio.

Son los alumnos los que van desentrañando los pasajes del Quijote para justificar la actitud del mono: la pelea con los  molinos de viento, el ser nombrado caballero en un castillo, la pelea con los leones, y hasta saber la fórmula del bálsamo de Fierabrás que sanará a Octavio.

En este libro se hace un divertido homenaje a don Quijote y sirve para acercar esta figura tan singular a los pequeños lectores.


El libro ha sido ilustrado por Purificación Hernández con unos dibujos en blanco y negro muy expresivos que hacen más amena la lectura.

Al final del libro hay un test caníbal con una docena de actividades variadas sobre la lectura del libro y don Quijote para que los lectores respondan a determinadas preguntas, dibujen o redacten un texto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario