domingo, 28 de septiembre de 2014

Emilio quiere llevar una escayola de Vincent Cuvellier



Emilio quiere llevar una escayola

Texto: Vincent Cuvellier

Ilustración: Ronan Badel

Editorial Edelvives

32 págs., 170x220 mm

Cartoné

ISBN 978-84-263


Por José R. Cortés Criado.

Emilio es todo un personaje, nada más ver su imagen en la portada del libro reconocemos su valía. El ilustrador Ronan Badel ha ideado un pequeño Emilio genial; con unos trazos sencillos y precisos crea un personaje lleno de vida.

La historia es bien sencilla, un niño caprichoso que no se le ocurre mejor cosa que pedir una escayola para su brazo. El narrador es conciso y los diálogos que Emilio mantiene con un adulto, puede ser su madre, son ingeniosos.

Casi todas las páginas llevan un pequeño texto en la parte superior y un dibujo que ocupa la mayor parte de la hoja, Emilio insiste en su deseo de llevar la escayola y da sus razones; al saber que ha de romperse un brazo y sufrir mucho dolor va rebajando su petición, que al final llega a ser la de una tirita, pero como todo ello conlleva dolor o sangre, obedece a su madre y vuelve al sillón para ver los dibujos animados en la televisión y, como no hace caso en cuanto a la forma de sentarse, sufre un pequeño percance que no es propio de piratas pero si puede ser el comienzo de una aventura.

La unión del texto con los dibujos fragua un cuento muy bueno. Los movimientos corporales, los gestos y las expresiones de su rostro cargan de significado el texto.


Los lectores a partir de tres años se sentirán identificados con el personaje y disfrutarán con sus ideas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario